SCT se deslinda de validación de Tecnoradio

La Secretaría de Comunicaciones y Transportes se deslindó de que Tecnoradio haya sido aceptada en la licitación de frecuencias de radio que hoy está en entredicho, al precisar que su función en el proceso previo a concurso consistió en emitir una opinión no vinculante sobre cada uno de los interesados que pasaron el filtro del Instituto federal de Telecomunicaciones.

Destacó que no puede suplir al regulador en las funciones que le competen conforme marca la ley, y que no puede solicitar más información a los participantes de las que les haya requerido el IFT.

La opinión técnica de la SCT, por su naturaleza no vinculante “no es el filtro de los procesos licitatorios del IFT para que los participantes sigan o no en ellos, ni puede considerarse, por ningún motivo, como una validación de la idoneidad de los participantes en algún proceso”, argumentó la dependencia.

Resaltó que conforme al marco legal, corresponde al IFT determinar qué participantes cumplen con los requisitos establecidos en la normatividad aplicable y en las bases de licitación que emite el propio Instituto.

La licitación de frecuencias de radio en las banda de AM y FM que tiene en curso el FT, es histórica porque por primera vez se concursó este tipo de espectro en el país. Tecnoradio fue de los participantes que más frecuencias ganaron por lo que llamó la atención de participantes en el proceso y ya dentro de la industria.

Ahora las frecuencias que ganó Tecnoradio podrían ser adjudicadas a otro concursante si el IFT encuentra elementos para descalificarla, ante versiones de que los inversionistas de esta empresa están vinculados a Radiorama y no lo declaró.

La SCT respondió en un comunicado a cuestionamientos que se han hecho sobre su presunta responsabilidad por permitir que Tecnoradio participara en el concurso.

Detalló que no le corresponde revisar el cumplimiento de los requisitos que se establecen en las bases de licitación del IFT. Entre ellos, la declaración de un participante sobre sus vínculos comerciales, familiares o potenciales conflictos de interés.

Aclaró que conforme a lo establecido en la Constitución y en la Ley Federal de Telecomunicaciones y Radiodifusión, su función en las licitaciones consiste en entregar una opinión técnica no vinculante al IFT sobre el otorgamiento, la prórroga y revocación de concesiones en materia de telecomunicaciones y radiodifusión,siempre basado con base en la información que el IFT le remita para tal efecto, “lo cual se realizó, en tiempo y forma, con respecto a la empresa Tecnoradio”.

La dependencia puntualizó que lal ey no le permite solicitar a los interesados en participar en un concurso más información que la que el IFT les haya requerido, y “mucho menos, puede sustituir al IFT en su función de determinar una posible relación o conflicto de interés de los participantes en la licitación con algún Agente Económico Preponderante o con otros integrantes de la industria”.

La SCT enfatzió que las licitaciones que realiza el IFT sólo son de competencia de este regulador, de tal forma que la dependencia que encabeza gerardo Ruíz Esparza “no puede, en ningún caso, contravenir la Constitución ni la Ley, extralimitar sus facultades o invadir esferas de competencia”.

La Jornada