El Jefe de Campaña de Margarita.

Felipe anda desesperado. Apura el decantamiento de Acción Nacional en favor de Doña Margarita.

Voces autorizadas hacia el interior del PAN advierten que la señora de Calderón “no las trae” La gran apuesta es la consolidación de la estrategia histriónica-mediática, donde todo “va bien“.

Históricamente, el método usado para elegir candidato panista a la presidencia de la República, ha sido elección interna o a través del Consejo Nacional. Ningún escenario favorecería a la Señora de Calderón con todo y que, según, es la única que puede recuperar Los Pinos.

Felipe, presa de sus emociones, transita de la nostalgia a la bilis. Sus dos más recientes acometidas “tuiteras” son una radiografía de la forma fáustica en que ejerció el poder. Kafkiano al fin. Misógino y déspota. En cada tuit le tiembla el pulso. El periodista Julio Scherer, lo desnuda magistralmente en “Calderón de cuerpo entero”

Felipe en nada abona a las aspiraciones de Margarita. Resta y divide. Confronta y atiza. Durante su mandato, Calderón maltrató lo mismo a panistas respetables que a la militancia. Hay memoria. Incluso, humilló a su mentor Carlos Castillo Peraza, quien se refería al michoacano como “inescrupuloso, mezquino, desleal aprincipios y a personas”

A las 5 de la tarde dejaba al país al “garete” según narraciones trascendidas en reportajes periodísticos.

Calderón se montó en el Partido a través de los inexpertos Germán Martínez y César Nava. Para el panismo, el saldo fue desastrozo. En el primer trieno de su gobierno, el PAN perdió el control del Congreso de la Unión y gubernaturas “emblemas” como Querétaro y San Luis Potosí.

La militancia se alejó de Acción Nacional y como corolario de la crisis en que Felipe sumió al partido de derecha, inauguró la promiscua alianza con el PRD. Perdió también la posibilidad de imponer a Ernesto Cordero como abanderado panista a “la grande”. Perdió todo.

Calderón chantajea a su Partido. Él y Margarita, han amagado con renunciar y construir una opción independiente. Lo hicieron posterior a dejar Los Pinos y apenas el año pasado. El Partido Humanista, por cierto, fue otra derrota del calderonismo. Hoy, han enfilado todo el apoyo a Alfredo del Mazo. Favor con favor se paga. Pactista.

Calderón fue un mal Comandante Supremo de las Fuerzas Armadas, pero es un pésimo Jefe de Campaña. Perdió todas las elecciones, hasta la de su hermana, la “Cocoa” Calderón.

Obtener Outlook para Android